En el año 2019 nace un nuevo proyecto en Finca Hualdo, una huerta de cultivo 100% ecológico – La Huerta de Hualdo.

Se sitúa en la vega del río Tajo, frente a la actual fábrica de quesos, ya que antiguamente toda esta zona estaba ocupada por huertas y árboles frutales. De hecho, aún se conservan algunos ejemplares de higueras y perales en el margen del camino que bordea la parcela.

Queremos redescubrir algunos de los mejores productos de nuestra tradición agrícola: melocotones, albaricoques, higos, ciruelos, así como tomates, espárragos, melones y sandías, entre otras muchas frutas y verduras que desde hace más de cien años se han cultivado en las proximidades del río Tajo. Hemos seleccionado, e incluso recuperado, variedades en su día desechadas por el mercado por motivos estéticos o descartadas por el agricultor por su escaso rendimiento, a pesar de que ofrecían una innegable aptitud gastronómica.

El proyecto La Huerta de Hualdo cuenta con una superficie dedicada a diferentes especies de árboles frutales (manzanos, perales, cerezos, ciruelos, melocotoneros…), una zona de cultivos hortícolas y otra destinada a gallinero en la que se criarán gallinas en libertad y en la que se han plantado higueras para dar sombra a las gallinas en los calurosos meses de verano. En los próximos meses se construirá un invernadero para poder cultivar especies hortícolas bajo condiciones más controladas.

También contamos con zonas dedicadas a plantas aromáticas y otras especies herbáceas con una floración muy llamativa que sirven de refugio a insectos polinizadores, mejorando la biodiversidad existente en la finca.

Nuestro objetivo consiste en llevar al cliente final – restauración y particulares – un producto recién cortado y de muy buena calidad. Con ello, garantizamos la frescura del producto y la máxima potencia de sabor.

Además, algunos de los subproductos generados en otras actividades de la finca, son aprovechados en la huerta. Por ejemplo, el estiércol generado por las ovejas es utilizado para abonar los cultivos del huerto. Los restos vegetales de los cultivos hortícolas podrán servir de alimento a las gallinas. También las ovejas pastan entre los árboles frutales y nos ayudan a controlar las hierbas que crecen entre los árboles. En definitiva, este proyecto nos permite cerrar un poco más el círculo de economía circular de la finca.

Product added to wishlist

Este sitio utiliza tecnologías de seguimiento de sitios web de terceros para proporcionar y mejorar continuamente nuestros servicios, y para mostrar anuncios de acuerdo con los intereses de los usuarios. Estoy de acuerdo y puedo revocar o cambiar mi consentimiento en cualquier momento en el futuro.